FIESTA DEL SALVADOR

doncellas (cedida por Andrea Vega)

El día 6 de agosto se conmemora la Fiesta del Salvador, donde se sigue celebrando el tradicional acto de nombramiento de las siete doncellas en recuerdo de la famosa leyenda de las “sietemancas”, que cuenta que en tiempos de Ramiro I, allá por el siglo IX, el emir Abderramán II se hacía regalar cien doncellas cristianas, de las cuales siete debían de salir de Simancas. 

Desde el año 1988 tiene lugar la escenificación en el Ayuntamiento de Simancas del “tributo de las siete doncellas”. Este día, un cortejo municipal recorre la villa en busca de siete jóvenes que vestidas con trajes medievales con los colores del arco iris, formarán parte del tributo de las cien doncellas.

El ciclo se cierra a mediados de junio del siguiente año con la representación de la Jura del Rey Ramiro I de León. Los propios habitantes de Simancas hacen de actores en esta representación. Se viene celebrando desde el año 1994 y conmemora el juramento del Rey Ramiro I en el que prometía al pueblo de Simancas no utilizar jóvenes de la Villa como moneda de cambio Simancas: tributo de las siete doncellas (La Jura) ante las exigencias de los árabes de Córdoba. 

LA LEYENDA

La Jura cierra el ciclo de la leyenda que se vuelve a abrir cada 6 de agosto, con la elección de las siete jóvenes para el Requerimiento de las Doncellas. Con estas dos representaciones la Villa de Simancas revive cada año la historia de la famosa leyenda de Simancas, que dice así:

En el año 783, se hace con el reino de Asturias Mauregato (hijo bastardo de Alfonso I de Asturias) y en agradecimiento se compromete al pago de cien doncellas cristianas a Abderramán I. En el año 788 es asesinado Mauregato y los cristianos se niegan al pago de las cien doncellas.

En el siglo IX el emir Abderramán II pide al rey cristiano Ramiro I que cumpla con lo pactado y le entregue las cien doncellas cristianas. El rey Ramiro I se encuentra en situación de debilidad y accede al pago de las doncellas. Aquí viene el hecho/leyenda de que a la localidad de Simancas le toca aportar al tributo siete doncellas. Como no querían ir con los árabes, ya que eso suponía no volver a ver nunca más a sus familiares y amigos, además convertirse en esclavas, las siete deciden en un acto de gran valor cortarse una de las manos. Presentadas al Señor de Córdoba, dicen que dijo: “si mancas me las dais, mancas no las quiero”. La Villa de Simancas ha recordado desde entonces a las siete heroínas. En su escudo hay siete manos pintadas. Y cada año en el mes de agosto, coincidiendo con la festividad de San Salvador, se escenifica el “tributo de las siete doncellas”.

paloteo fiestas Salvador Simancas

La festividad se celebra el día 6 de agosto, siendo la fiesta del patrono de Simancas. En este día los jóvenes bailan “paloteo” rememorando la “Batalla de Simancas”.