PLAN ESPECIAL DE PROTECCIÓN
DEL CONJUNTO HISTÓRICO DE SIMANCAS


Desde el año 1980, Simancas posee la declaración de Conjunto Histórico y, de hecho, supone uno de los ejemplos urbanos mejor conservados tanto de la provincia de Valladolid como de Castilla y León. El núcleo comprende una superficie de 12 hectáreas, con un perímetro de unos 1.400 metros bien delimitado, en cuyo interior hay 37 manzanas con unas 350 parcelas y 400 inmuebles.

Destaca por su ubicación estratégica, sobre un alto entre el páramo y la vega del Pisuerga, que ofrece una visión privilegiada de un paisaje característico de la Meseta, con un caserío que respeta el estilo de la arquitectura tradicional castellana.

Por ello, el Plan Especial del Conjunto Histórico de Simancas (2008) presta especial atención a la protección de los Bienes de Interés Cultural y sus entornos, así como de numerosos edificios que deben ser conservados a partir de diferentes grados según su valor, historia y tipología. También establece la ordenación de usos y edificaciones en el ámbito del casco, al tiempo que apuesta por mantener las alineaciones.